El pie diabético es el conjunto de alteraciones que se producen en nuestros pies como consecuencia de una hiperglucemia (>130mg/dl) mantenida en el tiempo.

No todos los diabéticos tienen porqué sufrir esta enfermedad, la posibilidad de que una persona con diabetes desarrolle una herida o úlcera de pie diabético es de entre el 15% y el 25%. Un porcentaje que se dispara ante una diabetes no tratada ni controlada o asociada a otros factores como tabaquismo, hipertensión u obesidad.

Situaciones como las siguientes pueden ser potencialmente graves:

  • La sequedad extrema en los pies.
  • La progresiva pérdida de sensibilidad o neuropatías.
  • La progresiva pérdida de la circulación sanguínea o vasculopatías.

Estos problemas pueden prevenirse y, para ello, sólo hay que prestar un poco de atención al cuidado de nuestros pies.

Recomendaciones que le permiten realizar una correcta vigilancia sobre sus pies:

 

http://www.clinicaalcazaba.es/

Se deben inspeccionar los pies a diario buscando roces, ampollas, cortes, sequedad…

 

 

http://www.clinicaalcazaba.es/

Se deben lavar los pies todos los días con agua templada y con jabón neutro pero no más de 10 minutos y siempre secar los pies muy bien, especialmente la zona entre los dedos. No frotar con cepillos duros.

 

http://www.clinicaalcazaba.es/

No acercar los pies a fuentes directas de calor, ya que la falta de sensibilidad puede incrementar el riesgo de quemaduras.

 

 

http://www.clinicaalcazaba.es/

No caminar descalzos.  Cubrir los pies con calcetines o medias.

 

 

http://www.clinicaalcazaba.es/

No cortar las uñas de forma circular, ni hacerlo si tiene mala visión. Cortar rectas.  Sino preferiblemente limarlas en horizontal.

 

 

http://www.clinicaalcazaba.es/

Mantener los pies correctamente hidratados, pero no entre los dedos. Existen cremas específicas. No usar productos irritantes.

 

http://www.clinicaalcazaba.es/

Los calcetines mejor que no aprieten, sin costuras y nada de tejidos sintéticos. Lo idóneo es cambiarlos cada día.

 

 

http://www.clinicaalcazaba.es/

Nada de zapatos nuevos para todo un día, debemos ir usando el zapato nuevo de manera gradual y siempre debemos priorizar la comodidad a la estética. No debe oprimir los dedos. Evitaremos los tacones altos y los acabados en punta. Serán cómodos, suaves y a medida.

 

 

http://www.clinicaalcazaba.es/

Diariamente, al calzarse, revisar con la mano el interior de los zapatos para comprobar que no hay ningún objeto ni costura que pueda lesionarnos.

 

 

ACUDA A SU PODÓLOGO PARA REVISIONES PERIÓDICAShttp://www.clinicaalcazaba.es/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies