Las verrugas plantares son lesiones causadas por el  virus del papiloma humano (VPH) que aparecen normalmente en la planta del pie. Son contagiosas por lo que hay que tener excesivo cuidado.

Normalmente se propagan en piscinas públicas, duchas comunes o incluso en la ducha de casa, gimnasios…

El virus suele acceder a las capas internas de la piel mediante cortes, abrasiones, dilatación de los poros o maceración por exceso de sudoración.

Puede desarrollarse de manera aislada o en mosaico, es decir, varios papilomas juntos.

http://www.clinicaalcazaba.es/

Fig. 1. Verruga plantar solitaria y en mosaico, incluyendo visión macroscópica. Extraída de: www.marbeclinic.com

 

Los síntomas más habituales suelen ser dolor en la piel sobre todo al pellizco.

Normalmente se sitúan en áreas de presión como puede ser el talón, aunque pueden situarse en cualquier otro sitio.

Tienen un aspecto similar al de un callo, pero normalmente se pueden apreciar como puntitos negros, sobre todo al deslaminar con el bisturí.

Existe gran diversidad de tratamientos, desde el quirúrgico, físicos como la crioterapia, medicamentosos como el interferón, químicos como el ácido nítrico o la Cantaridina…por eso es importante acudir a tu podólogo para que según la lesión, el paciente y el tiempo de evolución, escoja el tratamiento más adecuado.

Consejos de prevención:

  • Evitar la humedad y maceración de los pies
  • Recomendar polvos o cremas especiales para la hiperhidrosis.
  • Secar correctamente los pies después del baño incidiendo especialmente en los espacios interdigitales.
  • No abusar del uso de calzado deportivo.
  • Utilizar preferentemente calcetines de algodón, hilo o lana, evitando los tejidos sintéticos.
  • No andar descalzo en lugares públicos, tales como piscinas, gimnasios, balnearios, duchas, etc., llevando siempre sandalias o calcetines de agua y en el caso de ya estar contagiado, dejar momentáneamente la actividad o utilizar calcetines de látex para evitar el contagio de otras personas.
  • Cuidar la higiene personal no intercambiando el calzado o calcetines con otras personas.

 

Si presenta una lesión:

  • No caminar descalzo, ni siquiera en casa.
  • Limpiar la bañera/ducha con lejía después de su uso.
  • Utilizar una toalla exclusivamente para el pie contagiado o papel desechable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies